Luego de cuatro años de empezar a soñar con tener una institución propia para transición y primaria, la sede La Inmaculada Concepción adscrita a la Institución Educativa Oficial Pichindé, fue inaugurada el jueves 11 de febrero de 2021 por el alcalde de Cali, Jorge Iván Ospina Gómez.

Cinco salones para primaria y uno para preescolar; aulas especializadas para Bilingüismo y Ciencias y Artes; una biblioteca escolar; un aula especial para reforzar el aprendizaje de estudiantes, comedor y cocina para el restaurante escolar; una hermosa zona recreativa y deportiva con juegos infantiles, cancha múltiple y un sendero le dan vida a la institución.

La Inmaculada Concepción también cuenta con un área administrativa, obras de tratamiento de aguas residuales y manejo de aguas lluvias.  Una estructura de 1.780,78 m² construidos en un lote de 12.300 m². Los recursos invertidos en el diseño y la construcción del establecimiento educativo fueron del orden de los $7.505.952.721 pesos.

“Estamos muy contentos de poder entregar a la comunidad de Pichindé una institución educativa de alta calidad, locativamente preciosa y en un espacio biodiverso. Estamos muy contentos de que haya sido un gran esfuerzo desde la Administración anterior y el nuestro, con un gran concurso de la Junta Administradora Local y de los líderes del territorio; y estamos con toda la intensión de que este sea un espacio de educación de calidad, de inclusión y de construcción de respeto por la naturaleza”, fueron las palabras del alcalde de Cali, Jorge Iván Ospina Gómez al finalizar el acto inaugural.

Todo empezó mucho antes, hace cerca de diez años, cuando el predio alquilado donde funcionaba la sede de primaria fue vendido por sus propietarios dejando sin un lugar donde enseñar a los niños y niñas del corregimiento. A partir de ese momento, los estudiantes tuvieron muchas dificultades para adelantar sus estudios.

Al ver que no contaban con un lugar digno para su proceso formativo, los esfuerzos de la Secretaría de Educación y la Administración Municipal del momento se centraron en conseguir los recursos para tener un espacio propio. De esta manera, en 2017 se destinó una partida de $682.520.000 pesos para la compra del nuevo lote.

Los líderes de la comunidad y varios padres de familia jugaron un papel muy importante en este proceso, pues fueron ellos quienes acompañaron el recorrido por cada rincón del corregimiento, hasta que encontraron el lugar perfecto, contiguo a la sede de bachillerato.

Juliana Rodas, quien estudió en la antigua sede de primaria y que hoy cursa grado once de la IEO Pichindé, recordó que fue muy triste para todos pensar que se quedarían sin colegio. Afirmó “es maravilloso verlo, es increíble que al fin tengamos un colegio propio, además es muy grande, muy bonito” por eso invitó a sus compañeros a disfrutar y a cuidar del establecimiento educativo.

Teniendo en cuenta que el proyecto se desarrolló en una zona rural, el organismo educativo distrital surtió los trámites y permisos solicitados por la Corporación Autónoma Regional del Valle del Cauca (CVC), que en coordinación con las entidades territoriales dio los lineamientos para que las obras civiles se desarrollaran armónicamente con la protección del medio ambiente.

Finalmente en 2019 se inició la anhelada construcción. Un año después, en septiembre de 2020, ya estaba lista. Sin embargo, la situación de pandemia ocasionada por la covid-19 no ha permitido que los niños y niñas empiecen a disfrutar de esta amplia y moderna Institución.

El secretario de Educación de Cali, William Rodríguez Sánchez, sostuvo que fue una experiencia enriquecedora poder entregar oficialmente una sede que cuenta con las instalaciones para garantizar una formación integral de los niños y niñas del corregimiento, que sumados a una propuesta pedagógica importante que está desarrollando la institución “nos permiten decirle a la ciudad que junto con el desarrollo de los pactos de la calidad educativa institucional que estamos liderando con el alcalde a la cabeza, tenemos garantizado que poco a poco iremos transformando la escuela para tener una educación integral, de calidad en el corregimiento y en toda la ciudad”.

Una inauguración ‘notable’

El evento contó con la siembra de varios árboles, entre ellos un Azuceno, catalogado como notable, como un acto simbólico que representa el inicio de una sede que tiene una amplia y cómoda infraestructura, donde se podrán esparcir las semillas del conocimiento en la formación de las futuras generaciones del corregimiento.

Cuatro grupos de estudiantes fueron nombrados ‘Cuidadores del Árbol’ quienes ahora tiene la responsabilidad de velar por el cuidado y mantenimiento para que los árboles lleguen a la adultez. Estos niños y niñas representan a una comunidad que adquiere el compromiso de cuidar y proteger las instalaciones que hoy se inauguran.

Los ejemplares fueron donados por el Departamento Administrativo de Gestión del Medio Ambiente DAGMA, que también entregó 50 plantas a igual número de habitantes del corregimiento y 20 libros de Avistamiento de aves.

Al respecto, la ingeniera Francy Restrepo Aparicio, directora de la entidad, comentó que el mensaje que se quiso llevar con la siembra del árbol fue de cuidado y la preservación; “significa que haya también custodios simbólicos de la institución porque siempre va a estar aquí, va a ser parte de su fachada, va a crecer” añadió.

Fuente: @AlcaldiadeCali