El jardín infantil Mirringa Mirronga, ubicado en el barrio Santa Anita, al sur de Cali, es uno de los establecimientos educativos privados que el lunes (28.09.2020) abrió sus puertas a 32 niños y niñas y en el marco del proceso formativo mediante el esquema de alternancia.

“Para mi esposa y para mí siempre ha sido primordial la educación, la estimulación de nuestro hijo y que viva procesos de socialización que debe tener con sus compañeros, porque finalmente él va a tener que salir a una sociedad, convivir, trabajar en equipo y son habilidades importantes. A través de recomendaciones y visitas, nos dimos cuenta que el jardín infantil cuenta con protocolos estrictos, la señalización está definida, la comunicación con los padres es clara y por eso decidimos que Máximo, nuestro hijo, retomara su proceso de aprendizaje”, detalló Carlos Castro, padre de un estudiante de 2 años de edad.

Cumpliendo con medidas preventivas desde el mismo momento de su llegada a las instalaciones, que incluyen distanciamiento durante la fila de ingreso, toma de temperatura, desinfección de maletines, manos y calzado, entre otros, con alegría cada uno de los niños y niñas entraron al jardín infantil que los recibió con globos de colores y una sonrisa especial por el reencuentro.

“Implementamos marcaciones de huellas en todas las zonas de los más de 800 metros cuadrados con los que cuenta el jardín, entre las mesas de los salones y en el área de las actividades recreativas. Igualmente los niños usan tapabocas, se hace lavado de manos frecuente, desinfección de mesas antes y después de cada uso, asepsia periódica de objetos, ajuste de horario en la entrada y salida para evitar aglomeraciones al ingreso y egreso, uso continuo de antibacterial y un cuaderno por cada niño para registrar su estado de salud diario”, pormenorizó Myrna Quintero de Aramburo, directora del centro educativo.

A nivel pedagógico, Mirringa Mirronga llevó a cabo un proyecto transversal que integró los niveles párvulos, prejardín, jardín y transición a todas las áreas del desarrollo infantil, articulándolo con el conocimiento sobre la pandemia, tema que será aprendido por los estudiantes mediante el juego y las actividades pedagógicas orientadas por las docentes.

“En un proceso de casi tres meses, hicimos reuniones con directivas de todos los jardines infantiles de la ciudad y articulamos esta reapertura con la Secretaría de Educación de Cali y el Ministerio de Educación (MEN), que permite a su vez una reactivación económica biosegura y con orientaciones pedagógicas adaptadas a la realidad actual. Es una bendición para los padres de familia que se haya iniciado el esquema de alternancia, para que ellos también puedan volver a sus trabajos con la seguridad de que sus hijos están en un espacio seguro”, concluyó Claudia Bolaños, vocera de los jardines infantiles de Cali.

Fuente: @AlcaldiadeCali