Los Susurros

Por fin comienzan las clases presenciales; volverán los estudiantes a las aulas, con muchas restricciones, pero, volverán a ver a sus compañeros, a tener un profesor al frente; volverán los buses escolares y los trancones se incrementarán.

La educación virtual sirvió para que los padres compartieran más con sus hijos y aprendieran una cantidad de cosas que no sabían sobre tecnología y especialmente sobre sus hijos; además, para valorar lo duro que es la labor de los maestros y lo que ayudan todos los días que soportan no solo a sus hijos sino a los de varias familias.

Los estudiantes estarán felices de quitarse se encima la marcación a presión de sus padres, quienes no quitan los ojos de los computadores y los celulares, para observar si están estudiando, jugando o chateando por ahí con los amigos. Los alumnos han añorado a sus maestros porque joden menos que una madre o padre intenso.

Los educadores, en general, también están contentos de poder salir a enseñar presencialmente; eso de estar frente a una cámara enseñando es agotador; además de cocinar, limpiar la casa y soportar 24 horas a sus compañeras(os) y a sus propios hijos; definitivamente prefieren el aula a estar confinados en sus casas.

No todo es agradable, eso de tener que volver a vestirse, quitarse las pantalonetas, las camisetas y las chanclas, para asistir a las Universidades y Colegios sin duda, será un dolor de cabeza pues, los kilos de más, por estar tragando a todas horas, los engordó y nos les entran ni los pañuelos. Afortunadamente es febrero y hay rebajas de ropa en todas partes.

Es muy importante el inicio de clases presenciales, comienza la nueva vida post pandemia, no será nunca igual a la anterior «normalidad». La virtualidad acabó con muchas empresas y las que sobrevivieron descubrieron el trabajo en casa; cerraron oficinas y volvieron virtuales los empleados.

Las carreras universitarias y la enseñanza media deben adecuarse a esas nuevas realidades; si siguen pensando que todo seguirá igual a antes de la pandemia, la educación quedará más rezagada de lo que está hoy. Ese el gran reto para superar la crisis general post pandemia, tanto económica como social.

Ñapa: Eficacia en las vacunas y una gran transformación de la educación son la única salida de este maremágnum en que nos metió el Covid-19.

Los Susurros

Pasó el primer mes de 2021 y voy a volver a recordar las causas perdidas; es decir, las denuncias sin ninguna solución que he venido haciendo en estos susurros.

Llevo 4 años denunciando el robo que la nación le está haciendo al Valle del Cauca con los peajes de la llamada red vial. Les recuerdo que, los peajes de Cali a Palmira, que es la única vía concesionada en Colombia, que se pagó antes de lo previsto y por eso volvió a la nación, se los están llevando para otras partes, mientras se deteriora de manera manifiesta esa carretera.

Quienes usamos esa vía y pagamos los lentos peajes, vemos los huecos que se están haciendo en el asfalto; algunos de tamaño descomunal como los que están antes del puente sobre el río Cauca. Las malezas sobre las bermas de la carretera y el general descuido son manifiestos.

No ha habido poder político que logre que esto se mejore. Casi 4 años prometiendo que van a concesionar esas rutas y nada de nada. Ese dinero se va para Bogotá y todo igual de tranquilo. ¿Y los alcaldes de Cali y Palmira? ¿Los parlamentarios? ¿Los ministros y viceministros?
¿A ninguno le interesa este despojo de dineros que pagamos los vallecaucano?

Otra de las causas perdidas es el dragado de la Bahía de Buenaventura. Cada vez más buques no arriman, por falta de esa tan anunciada obra y no pasa nada. Ni hablar de la doble calzada Buga – Loboguerrero – Buenaventura. Cumplimos 30 años esperando esa obra; 5 presidentes nos han prometido terminarla.

Nadie responde sobre si se construye o no la vía Mulaló a Loboguerrero; parece que a esa cacareada concesión se la tragó el triángulo de las Bermudas y nadie reclama.

Las causas perdidas en Cali siguen igualitas: El monstruo del colegio de la Sagrada Familia del parque del Peñón, sigue ahí; el MIO (transporte masivo) a punto de cierre y el transporte pirata dueño de las calles.

Otra elemental causa perdida, que aspiro se acabe el año entrante con la vacunación, es la imposible llamada telefónica entre el Alcalde de Cali y, los alcaldes de Palmira y Jamundí, para ponerse de acuerdo en los pico y cédula y demás medidas restrictivas. Es increíble que no coincidan, sabiendo la interdependencia de esos municipios; con una llamadita se arreglaría eso, pero, los egos no los deja, mientras los ciudadanos padecemos ese despelote.

Queda demostrado que tiene más influencia un bombero de la isla Malpelo que este susurrero y que los vallecaucanos somos unos majaderos, a los cuales se nos puede mamar gallo, el tiempo que sea y no pasa nada con esa burda burla.

¿Se imaginan lo que hubiera pasado si el robo de los peajes se lo estuvieran haciendo a Antioquia o Cundinamarca?

¡¡So tembos!!

Los Susurros

Viendo las encuestas podemos concluir que el Covid-19 no solo mata físicamente sino políticamente.

Las medidas restrictivas y los inventos de pico y cédula y, cosas como los días para hombres y mujeres, tienen aburridas a las comunidades.

Si bien los picos de la pandemia hacen necesarias medidas restrictivas, su cambio permanente, además de odioso, no deja de ser una manera de manifestación de egos de los alcaldes; cada cual inventa una forma distinta para hacerse notar. Hay algunos cuya única función en el último año fue inventar una exótica y creativa medida coercitiva.

Profundizando un poco en las encuestas, es sintomático, que los temas de inseguridad, corrupción y desempleo sean los que más amargan a los ciudadanos.

El aumento de los índices de inseguridad, producto del desempleo, es el que más preocupa a los Colombianos del común (no del partido ex FARC) y esa debe ser la labor fundamental de los mandatarios: Dar, facilitar y crear empleos, para disminuir la inseguridad.

Es lamentable que las encuestas sigan registrando un aumento en la percepción de corrupción. En diciembre, algunas medidas de los alcaldes dejaron un tufillo intenso de negociados no muy claros. No tengo duda de que, el bajonazo de imagen del alcalde de Cali, se debió a su famoso alumbrado y feria virtual, cuyo costo se vio como un exceso, en momentos de crisis económica general.

Si quieren mejorar sus índices de aceptación deberán empezar a quitarse el síndrome del Covid-19 y ponerse a gobernar. Ya tienen presupuesto y aprobación de créditos, para que se empiecen a ver obras que darán empleo y, ante todo, demostrar la transparencia como se contratan; pues, de nada valdrán las obras si sigue la percepción de que detrás hay un negociado familiar.

El anuncio del inicio de la vacunación y el desarrollo del mismo es la prueba de fuego del Gobierno Duque; si eso llega a ser un despelote, la opinión nacional no se lo perdonará. Ojalá acierte, por el bien de todos.

Ñapa: Toda masacre nos hiere. La de Buga, por estar más cerca y las circunstancias que la rodearon, nos tienen perplejos. Es urgente un esclarecimiento; que no sea otra más sin responsables.

Ñapita: Espeluznantes resultaron las declaraciones del exfiscal anticorrupción de Néstor «cianuro», donde explica cómo, por órdenes de su jefe, se hacía una especie sicariato judicial. ¿ habrá quien investigue esa atrocidad ?

Los Susurros

Me patié toda la inauguración del nuevo gobierno gringo, cosa que no hace sino un preso o un convaleciente de Covid-19.

Lo primero que se me vino a la mente fue que se me parecía a la posesión de un Papa; hubo rezos a diestra y siniestra. Rezó un curita católico blanco y un moreno grandulón, pastor protestante, quien debió haber jugado basquetbol, después, rezó también una morenita jovencita, que informaron era una inteligentísima poeta, lindita ella; se puso un roscón rojo en la cabeza y un vestidito amarillo pollita; en lugar de echarse su poesía, se metió un largo rezo, pidiendo bendiciones para todos.

Biden también se echó su rezo, pidiendo unión, para rescatar a la desvencijada sociedad estadounidense, que está más resquebrajada que bulto de canela. La verdad me cayó bien el Papa Biden; tiene buenas maneras. Se me parece mucho al nuevo entrenador de la selección colombiana de fútbol, Reynaldo Rueda; son buenos tipos, pidiendo unión alrededor de una noble causa.

El espectáculo medio circense de las trompetas, las banderas y los cantantes, me perdonarán la franqueza, me pareció un grado de bachillerato de colegio de monjas en Santa Rosas de Osos. La Lady GaGá se fue vestida como para ir a bailar cancán en un bar de película del oeste. También cantó un vaquero llanero, lo descubrí por el sombrero y, los rompe costillas abrazos que le dio al Bush y a Clinton. Los dejó de traumatólogo.

No hay cosa más fría que un cambio de mando en USA; cae hasta nieve; todo el mundo va envuelto en grandes abrigos y nadie se puede quitar los guantes, ni el tapabocas; no hay puesta de banda presidencial; el presi y la vice se ponen un escudito con la bandera y eso es todo el ritual.

Cada presidente lleva su Biblia, sobre la cual jura defender la constitución; Biden llevó la suya, en un ataúd de madera, cosa que no entendí bien.

Kamala se fue envuelta en un abrigo color violeta para distinguirse desde lejos. Buena idea la de los diseñadores: Ante tanto negro y blanco, el violeta sobresale.

Debo destacar que, en los discursos no se habló mal del que se fue; ni parecido a lo del bachiller Macías, cuando leyó el discurso hecho por Uribe, dedicado a hablar mal del saliente; Reynaldo Biden Rueda ni mencionó al monstruo saliente; buen ejemplo, sin duda.

Ñapa: «Más aburrido que susurro deposición gringa».

Ñapita: ¿Ya tienen su minuta para poner tutela para que les pongan la vacuna primero que a Duque? ¡Despabilen!

Los Susurros

Escribió el filósofo México Español Leopoldo Zea, en su libro «El Pensamiento Latinoamericano», que la ventaja de habitar en esta parte del mundo era que nuestro futuro era el presente de otros, llamados «más desarrollados».

Viendo lo que está pasando con la vacunación que están haciendo los «civilizados» podemos predecir lo que será la nuestra; en USA la gente hace cola dentro de su automóvil y ahí se la aplican.

Me imagino cómo será esa vacunación aquí en Cal: el alcalde hará un recorrido en tracto mula pitando, para que la gente salga y se aprovecha para vacunarlos. Previamente, hay que llamar a la EPS para que le pidan el certificado de nacimiento y el comprobante del último pago, debidamente autenticado en notaría.

Se hará una caravana de motos por el túnel de la Ermita, donde los guardias de tránsito chequearán si el SOAT de las motos está al día y se pueden vacunar.

Habrá pico y cédula para inscribirse para la vacuna; pares en la mañana, impares en la tarde. Están habilitados algunos concejales de la coalición para «agilizar» la vacuna de los inscritos para la las próximas elecciones.

Tu boleta y la Gran Carpa venderán puestos VIP, para la vacunación, conseguidos por algunos congresistas, quienes han logrado este beneficio para sus electores.

Desde ya se tiene un grupo de venezolanos, que hacen la cola desde las 4 A.M. y venden su lugar por cómodos 50.000 pesitos.

La federación de fútbol, experta en manejo de boletas, anuncia que, quien compre el canal Win Sports, recibirá ración adicional en la vacunación masiva en los estadios.

La DIAN establecerá un RUV (registro único de vacunación) para que, quienes tengan deudas de impuestos, tengan prioridad, para no ir a perder esos clientes por culpa del COVID-19.

Habrá, en todas las esquinas, «copias idénticas» de la vacuna china; no es sino sacar el brazo, mientras te limpian el parabrisas y ahí los vendedores de Vive100 te la colocan bien refrigerada.

Los familiares de funcionarios públicos, por cada vacuna que les pongan, recibirán 3 para la reventa y así salir de la crisis post pandemia.

Nuestro presidente, todos los días, nos mostrará en su divertido programa «vacunados felices», la cara de satisfacción de quienes la han recibido; al ministro de salud no lo mostrarán para que no asuste a los niños.

Uribe y Petro se agarrarán a diario por el número de vacunados y por los privilegios que tienen los del CD en las filas de vacunación.

Claudia, la corbatuda, estará presente en todos los puestos de vacunación para, a gritos, ordenar las colas sin discriminación de sexo.

Pacho Santos pedirá a Biden que le pongan tres vacunas a su amigo Trump, que está protegido por el presidente Guaidó en un banco de Nueva York.

Las FARC protestarán en la ONU por no haberlas dejado a cargo de la vacunación en el País, teniendo 50 años de experiencia comprobada ene ese campo.

La procuradora Cabello y el fiscal Babosa han iniciado miles de investigaciones por el contrabando y robo continuado de vacunas en San Andrés; las de Barranquilla están bien cuidadas por los Char en La Olímpica.

Pipe Córdoba, el Contralor, le embargó los bienes a Fajardo, por los contagiados de coronavirus en Hidroituango.

Ñapa: Los laboratorios que se enriquecieron con las pruebas de nariz, anuncian promoción para isopado post vacuna; serán obligatorias en algunos municipios en que los hermanos e hijos de los alcaldes son socios; por solo 200 mil pesitos

Los Susurros

Hace un año venimos padeciendo la peste del llamado corona virus; petrificados hemos visto cómo ha matado gente y continúa su macabra labor, ahora con mayor intensidad.

Tantas mentiras hemos oído; tantas vanas palabras, promesas, disparates, verdades a medias, remedios infalibles, que resultan nada buenos y pócimas curativas que se dan como la panacea ante el mal.

Diría que lo único cierto es que el Covid-19 tiene desconcertada a la ciencia, por lo ladino; ataca sin manifestarse; selecciona la víctima y, siendo incluso el más fuerte, lo puede matar; a otros, ancianos inclusive, ni un dolor de cabeza.

Como siempre en la historia humana, unos inversionistas vieron una gran oportunidad de pagar a unos científicos y ya tenemos vacunas.

Los dueños de las patentes de las vacunas son los dueños de nuestras vidas; ellos pusieron el dinero y quien pone el oro pone las condiciones (dura pero incontrovertible verdad).

Los dueños de las vacunas dicen cuánto vale, cuántas dosis y nos imponen las condiciones que quieran, tales como que, si vuelve otro virus parecido, a ellos les debemos comprar esas futuras vacunas.

Por más de que muchos se desgañiten y pataleen, el que quiere vacuna se arrodilla, ante el dueño de la vida o de las vacunas y, simplemente, acata sus órdenes.

Eso lo han hecho todos los gobiernos, de izquierda o de derecha. Durante estos meses los dioses de la vida, inversores en las patentes, nos dominan; hasta que logremos vencer por nuestros propios anticuerpos al Covid-19.

Que cese la diarrea oral de algunos, peleando con el gobierno, por el tema de la vacuna. Ahí se hizo lo que todos han hecho: genuflexos ante el dios oro, aceptamos sus condiciones para poder sobrevivir; quien no quiera, no se vacune, le garantizo que a las farmacéuticas les importará un soberano rabo que usted se vacune o no.

He padecido el Kicovid; casi me lleva. He visto las clínicas atestadas y desfilar los muertos. Quisiera gritar lo absurdo de todo esto y patalear por esta realidad de saber que la vida de los humanos pende de un gran negocio; solo me queda la protesta, porque a la realidad no la podemos vencer: «Nuestra vida es un negocio ajeno».

Ñapa: Hoy más que nunca, evoco inhiesto al gran León De Greiff: «Juego mi vida, vendo mi vida, de todos modos la llevo perdida».