Recompensa, investigación, fuerzas combinadas y un plan que será piloto en Colombia, son las apuestas más importantes del Alcalde de Santiago de Cali, Jorge Iván Ospina, para consolidar a nuestra amada ciudad como un territorio de paz, convivencia y seguridad.

Así lo confirmó el primer mandatario de los caleños durante el Consejo de Seguridad Extraordinario, que tuvo como epicentro el Comando Central de la Policía Metropolitana y que contó con la presencia de los Ministros del Interior y Defensa. También participaron de la cumbre varios senadores de la República, Ejército Nacional, Fiscalía, Procuraduría, Defensoría y Unidad Nacional de Protección.

La primera apuesta de la Administración Municipal se focaliza en el incremento de la recompensa que inicialmente se había ofrecido, para dar con la captura de los asesinos de Arley Hernán Chalá, quien hacía parte del esquema de seguridad del líder social Leiner Palacios Asprilla y que fue acribillado a tiros la tarde del miércoles en hechos que todavía son objeto de investigación por parte de las autoridades pertinentes. “Se incrementó la recompensa de 20 a 100 millones de pesos, gracias a los aportes de los gobiernos local, regional y nacional”, detalló Ospina.

La segunda apuesta está ligada a la anterior y tiene que ver con el traslado a la ciudad de Cali de un contingente especial de la Fiscalía General de la Nación, cuyo principal objetivo será liderar, adelantar y agilizar las investigaciones sobre el homicidio del escolta Arley Hernán Chalá.

Una tercera apuesta tendría como punto de partida el próximo 30 de marzo de 2020, cuando el Alcalde Jorge Iván Ospina espera anunciar oficialmente un Plan Especial de Seguridad y Convivencia para Cali y el Valle del Cauca, el cual, asegura el burgomaestre, “será piloto a nivel nacional”.

La cuarta apuesta para que nuestra amada ciudad se consolide como territorio de paz y convivencia, tiene que ver con la disposición inmediata de un grupo especial de fuerzas combinadas del Ejército Nacional y la Policía Metropolitana y del Valle del Cauca para “garantizar la seguridad de nuestro territorio”.

Después del Consejo de Seguridad Extraordinario, el Alcalde Jorge Iván Ospina ponderó el reforzamiento de la seguridad para el líder social Leiner Palacios Asprilla, estrategia que también cobija a todos los defensores de derechos humanos del Pacífico colombiano y de otras regiones, que han llegado al territorio caleño desplazados por la violencia.

Ospina dijo que ha sostenido un contacto permanente con Leiner Palacios, personal y telefónicamente. “Él nos pidió colaboración para trasladar el cuerpo de su escolta a Quibdó, gestión que se adelantó a través del Ministerio del Interior. También nos refirió su interés de permanecer en Cali”, agregó.

Sobre la llegada a Cali de un número importante de líderes sociales amenazados, procedentes de regiones como el norte del Valle, la zona andina del Cauca, Buenaventura, Chocó, Nariño y otras zonas del Pacífico, el alcalde Jorge Iván Ospina precisó que son “542 y siempre serán bienvenidos”. Dijo que “todas las tareas que vamos a adelantar en materia de seguridad tendrán que ser focalizadas en colectivo, para toda la ciudad y por supuesto para esos líderes”.

En esa sumatoria estratégica de fuerzas institucionales para combatir la delincuencia y construir seguridad, tiene un rol fundamental la posición mostrada por la Gobernadora del Valle del Cauca, Clara Luz Roldán, otra de las protagonistas del Consejo de Seguridad del jueves en la noche.

La mandataria regional considera que el tema de seguridad del Valle del Cauca y de Cali es “sui géneris”, razón por la cual piensa que el Gobierno Nacional “tiene que mirarnos con unos ojos especiales y darnos mayor pie de fuerza”.

La Gobernadora Clara Luz Roldán aplaudió el aumento de la recompensa para capturar a los asesinos del escolta del líder social Leiner Palacios y envió un mensaje claro y directo a líderes de la región y de otras partes que han buscado protección en nuestro departamento: “Tienen nuestro respaldo”.

Uno de los hechos que destacó el alcalde de Cali, tras la reunión de seguridad realizada el jueves en el Comando de la Policía Metropolitana, fue la presencia de la bancada parlamentaria vallecaucana, acompañando y construyendo políticas y estrategias. Entre los senadores estaba Alexander López, quien argumentó que el asesinato de líderes sociales es parte de la destrucción de la democracia. “No debe interpretarse que estos defensores de derechos humanos hacen parte de la oposición, de un partido o de un sector político. Ellos representan a la población de manera directa y son parte de la democracia”.

Según López, la Ruta de Protección de los líderes sociales debe comenzar desde el mismo momento en que esa persona denuncia que su vida corre peligro. “Ahí mismo, cuando él llega a presentar la denuncia, su nivel de amenaza, una querella o solicitud a nombre de la comunidad, en ese mismo instante debe comenzar la ruta de protección y no esperar a que lo desplacen o asesinen para mirar el asunto”, propuso.

El senador Alexander López invitó al Estado colombiano a llamar a los líderes sociales como interlocutores válidos en la democracia y definió a Cali como una ciudad especial que debe tener un tratamiento especial en materia de seguridad. “Me identifico con el alcalde Jorge Iván Ospina en el sentido de que Cali necesita un Plan Integral de Seguridad para garantizar una sana convivencia y una protección a la vida y bienes de los ciudadanos que habitamos este territorio”, concluyó.  www,cali.gov.co