Deplorable el espectáculo circense en que se ha convertido la campaña presidencial en USA.

Los epítetos vulgares y las irracionales acusaciones entre estos dos septuagenarios, Trump y Biden, dejan muy mal parada a la democracia gringa (mientras en Colombia encerramos los mayores de 70 años, allá los eligen presidentes).

Han caído tan bajo que, han convertido en protagonista de esta pelea a nuestro eterno candidato Petro. Nunca pensó este cuestionado personaje colombiano ser mencionado en una campaña presidencial de E.U ; me imagino cómo le aumentará esto a su característica megalomanía.

Debe estar muy desesperado el truhan de Trump para caer tan bajo.

No recuerdo, en los últimos 50 años, una política más errada del gobierno colombiano como la actual, donde ha participado de manera abierta a favor de un partido político gringo; grave error.

Puede que gane Trump; personalmente creo que lo hará. Ese es el gobierno que merecen y está acorde con la desintegración social de esa otrora gran nación. Lo grave es que nos echamos de enemigos a los demócratas y ese partido seguramente gobernará una Cámara legislativa.

El congreso de USA es muy poderoso y le cobrará a Duque este infantil error. No nos debería extrañar, con esa canciller que tenemos, pero, este error no tiene parangón. Ni pensar si, de arepa, llega a ganar el catano Biden y, según las encuestas, es posible.

Se me olvidaba que el gran asesor diplomático y embajador estrella es nuestra lumbrera Pachito Santos. ¡No me diga más!, diría mi abuela.

Si nos aterramos nosotros, del nivel de polarización en que nos encontramos, consolémonos con lo que está pasando en Gringolandia; allá están 100 veces más polarizados que aquí.

El eje de la campaña es el miedo, se usa por unos para prevenir el comunismo soviético (desaparecido hace rato) y, por otros, el fascismo hitleriano (también extinto hace años).

Razón tienen los pensadores modernos en anunciar que esta nueva era, a la que estamos entrando, traerá como primer paso la desintegración del imperio norteamericano y el surgimiento del poderío chino.

Síntomas como lo que está sucediendo en esta lucha por la presidencia en USA son preclaros.

Ñapa: Ojalá no copiemos la bajeza impuesta por los asesores de las campañas gringas en las redes sociales, aunque me temo que será tristemente inevitable.

Ñapita: De no creer lo de malas que están las fuerzas militares; ahora, hasta el ejército, sale mal parado con el caso del Cauca. ¿Será coincidencia o serán víctimas de un plan para desprestigiarlas? Sea lo que sea, es lamentable su situación frente a la opinión; esto no puede seguir así.