La importancia de ganarle un día a la vida parece tan normal que se nos olvida la razón de la existencia. Llevo 25 días ganándome cada hora frente a la peste.

Es maravilloso saber que tenemos familia, amigos y hasta enemigos que te reconocen por tu lucha; a todos quiero decirles que me ha estimulado mucho sentir ese apoyo.

Este corto susurro es para dejarles un pequeño pensamiento: ¿Por qué nos ha dado por a amargarnos tanto? ¿Por qué en lugar de hablar de los que se nos han muerto, no hablamos de los que nos estamos salvando hasta ahora?

Les garantizo que cambian de panorama simplemente pensando en positivo frente a esta pandemia. Saldremos los que pensemos con fe en la naturaleza humana y defendamos cada gota de oxígeno de nuestra tierra; yo, literalmente, dependo de una gota de oxígeno que estoy respirando en una manguera.

Protejamos la naturaleza y respetemos al vecino; es tan sencillo.

Los quiero muchísimo.