¡¡Oh, confusión, oh, caos!!

Me parece estar viviendo una película de esas que van pasando escenas del presente, con unas del pasado y unos sueños del futuro; en las que uno no sabe cuál es el tiempo real.

Amanecimos como si nada hubiera pasado. Los mismos trancones con sus vendedores ambulantes y limpiadores venezolanos de parabrisas de los carros. Las mismas noticias de la ñeñepolítica; de las chuzadas militares; del incumplimiento del pacto de paz; de Maduro diciendo burradas y Trump cada vez más pendenciero.

La típica noticia de los 3 últimos meses, del aumento desmesurado de contagiados, ahora agrandado con los Gobernadores y alcaldes que tienen el virus.

Los múltiples decretos que a diario salen de condiciones para trabajar dentro de la pandemia, de manera aislada pero en la calle. Nadie entiende, pero todo está debidamente reglamentado.

La llamada diaria de los bancos cobrando y ofreciendo más tarjetas de crédito.

Los restaurantes y discotecas de renombre anunciado su cierre definitivo; el gobierno emitiendo títulos a largo plazo; el desempleo se palpa en los más cercanos; asesinan a diario líderes sociales y exgerrilleros y, Fecode entra a paro.

Los alcaldes claman porque la gente se quede en la 9calle y el gobierno, al mismo tiempo, da permisos para que abran más actividades económicas.

Nos debemos lavar las manos cada hora, estar distantes a metros y cuidarnos de un virus que contagia y mata gente a montón; es un virus raro, mortal con unos, menos con los presos. Hay cárceles con 70% de contagiados y solo 3 muertos.

Se tiene hoy el 0,3 % de probabilidad de contagiarnos; por eso no debemos salir sino a lo estrictamente necesario.

El presidente, los alcaldes y todos los ministros siguen hablando a diario del drama en que estamos, mientras los ciudadanos salieron masivamente a la calle; hasta los ancianos van a hacer una rebelión para que los dejen salir al zaperoco.

¿Será un sueño? ¿Esto es real? ¿Es mi imaginación perturbada por la cuarentena?

Ñapa: Mal sabor deja que, por no haber controlado la ejecución de un contrato hace 15 años, que no fue adjudicado por él, un fiscal dicte medida de aseguramiento al gobernador que le ganó las elecciones en su tierra, al jefe político del fiscal general. ¿Quieren nuevas elecciones en Antioquia?