Nunca imaginó doña Genoveva, matrona cocinera de la hacienda El Bono, ubicada en el municipio de Dagua, Valle, que su invento, de agregarle al pan tradicional, almidón de yuca, maíz y queso, se convirtiera en esa exquisitez culinaria, degustada mundialmente, conocida como pandebono valluno.

Por primera vez expreso públicamente que, por mis comunicaciones con el más allá, a través de reconocidos e inobjetables «médiums», he sabido que en el cielo, las almas buenas tienen como plato celestial el pandebono.

Como adicto irredento al pandebono, debilidad que no han podido quitarme los siquiatras y las dietistas, quienes me han sometido a severos y crueles tratamientos para alejarme de ese encantador vicio, decidí, aprovechando la pandemia, hacer un profundo estudio entre colegas viciosos al pandebono, sobre cuál es el mejor pandebono de Cali y Palmira.

Naturalmente, hube de aprovechar mis días de mercar para, meticulosa y exhaustivamente, degustar este divino manjar en cada uno de los lugares clasificados en los primeros lugares, para dar mi docta opinión, sobre cuál es el mejor.

Como cualquier jurado secreto, con mi tapabocas para cubrir mi identidad, compré y degusté pandebono caliente en los siguientes selectos lugares:

En Cali: La Casa del Pandebono, panadería Kuty, panadería Montecarlo, panadería El Molino, Café Valparaíso, panadería La Fina, Juanita en el Peñón, Súper A, La Paola y Pastelería Zahavi.

En Palmira: La panadería Leal, la Casita del Pandebono (enseguida de Las Córdobas), panadería Realpe y la panadería Imperial.

Mi encuestadora pandebonera indagó también con qué combina mejor ese maná celestial; clasificaron de primeros, el café, la lulada y la avena fría; aunque la Coca Cola fría, estuvo bien votada.

Ñapa: Como la ociosidad es la madre de todos los vicios, de manera solitaria y con mis propias manos, en una especie de onanismo pandebonero, me dediqué a amasar mis dosis personales de pandebono. Les comparto en secreto la fórmula:

1 libra de queso costeño
½ libra de mantequilla
1 taza de té de harina de maíz
1 huevo
1 Cucharada de panela
1 botella de leche
1 libra de almidón de yuca.

Amasar todo con las dos manos. Hacer bolitas y aplanar cuidadosamente. Sin cometer el atropello de meterle el dedo al medio de las bolas, para dejar hueco al centro.

Poner en horno de barro, pre calentado con leña a 350 grados .15 a 20 minutos o hasta que doren

Ñapita: El mejor pandebono valluno, por votación unánime mía, único jurado y, sin parcialidad localista, es el de la panadería Imperial, ubicada en la carrera 31 con calle 27 de Palmira. Fue muy reñida la competencia, con el de la pastelería Zahavi, ubicada en el Peñón, Carrera 4 con Calle 10, en Cali.

¡ Espero los madrazos para el jurado!