Uno de los éxitos más cacareados de este gobierno es haber erradicado 100.000 hectáreas sembradas de coca, de las 200.000 que había dejado Santos.

No hay discurso de los ministros y del presidente donde no se destaque ese gran éxito.

Ahora, el gobierno de nuestro amo Trump informa que, en el 2019 el área cultivada pasó de 209.000 a 212.000 hectáreas; es decir, se incrementó en 3.000 en el año.

Para Duque debe haber solo 109.000, es decir, 100.000 menos, erradicadas por su gobierno, de las que dicen los gringos.

¿A quién creerle ?
¿Quién miente?
¿Por qué se está manipulando esa información?
¿Qué se hizo la millonada de dólares que se gastó en erradicarlas?

Esto merece una explicación; no podemos ser tan majaderos de dejar que se mienta sobre este sensible tema.

El coronavirus , la crisis del petróleo y el ñeñegate, no nos pueden distraer de semejante desproporción de las cifras gringas y de las de Duque.

Lo único que nos faltaba era que el supuesto narcofarc de Santos, terminara con menos narco cultivos que el erradicador Duque.  No nos crean tan zoquetes.

Esto se debe aclarar cuánto antes; ese debe ser el debate político de hoy.  Este infundio no puede pasar desapercibido.

Si mienten los yanquis, que rectifiquen y le den la mano a su «gran amigo» para aclarar este asunto.

Si miente o exagera Duque en sus cifras, apague y vámonos.

Cipote vaina, dicen en la costa norte.

Ñapa: temba si pero no tonta, decía la boba.