Mientras se discute sobre la cura del Covid19 y día tras día esperamos como gallinazos saber cuántos muertos se llevó el virus, ya está circulando el texto de lo que serán los nuevos impuestos. Como le dijo Chucho a Pedro: En el lío que estamos y vos cortando orejas.

No es falsa noticia; es pura verdad. Aumentará la base del impuesto al patrimonio; es decir, más gente pagará impuestos por tener inmuebles que fueron avaluados cuando había quién comprara y quién arrendara.

Las fincas y fincos de recreo serán sujetos a esos nuevos tributos, teniendo como base los precios que tenían antes de la pandemia, cuando había eventuales compradores.

Los privilegiados, que hoy tienen todavía empleo, deberán también pagar tributos. Los altos salarios del Estado (digo salarios y no trabajadores, porque de eso poco), también deberán pagar tributo. Como incluye a Magistrados, ellos después declararán esa ley inconstitucional y solo lo pagarán los de más abajo.

Lo que quiero resaltar es que, mientras se gasta a tutiplén y se aprueban más auxilios, ya queda claro que no habrá reducción de gastos del Estado; por el contrario, la tendencia es acrecentar su tamaño y seremos los de a pie los que pagaremos; incluye el pago de la corrupción de los negocios de la salud.

¿Aguantarán las empresas sobrevivientes a esta crisis el aumento de la carga tributaria?
¿Las personas naturales podrán pagar impuestos basados en avalúos irreales?
¿Los dueños de locales desocupados podrán pagar servicios, administración, impuestos prediales y los que se anuncian de patrimonio?

No vi en el proyecto de reforma tributaria nada extraordinario sobre las utilidades del sector financiero ¿pasarán también de agache?

Ñapa: Sigamos distraídos con el Ibuprofeno y la Ivermectina que con el tapabocas puesto nos van a clavar a rajatabla.