Eduardo Pimentel máximo accionista del equipo de futbol Boyacá Chico, se quejó en sus redes sociales de las decisiones del árbitro en el partido que su equipo empato 2-2 con Alianza Petrolera.

Según Pimentel la liga colombiana esta manejada por el que ponga más dinero e incluso insinuó que los resultados en el futbol los deciden las apuestas no los equipos.

Con calificativos fuertes Pimentel se refirió a las decisiones equivocadas del árbitro, como el penalti descarado que no pito el central, y que se han vuelto costumbre en el futbol colombiano, además dice que se ha implementado un código de silencio por medio del reglamento de sanciones multimillonarias, que no permite el derecho público y universal a la protesta a presidentes, propietarios, o dirigentes.

El dirigente en medio de su calentura ofreció 50 millones de recompensa a quien le entregue pruebas, para poder saber lo que esta pasando.  foto comutricolor.com