También llamado “Comida Cruda” el Raw Food, nos invita a nutrirnos de la energía de los alimentos. Se trata de una comida viva, utilizando alimentos de origen vegetal, enteros y libres de cocción.

No se trata de una dieta, es más bien un estilo de vida que cada vez va ganando más adeptos debido al aumento de enfermedades comunes que se pueden prevenir con una alimentación consciente.

El Raw Food nos brinda los beneficios plenos de los alimentos al momento de consumirlos, y la razón de esto es que las enzimas, que son unas proteínas importantes en nuestro cuerpo para mantener su actividad biológica, están activas en los alimentos no cocidos, logrando acelerar las reacciones químicas del cuerpo y asimilar micronutrientes para formar nutrientes más completos.

Las enzimas forman parte de nuestra dieta diaria, transfieren nutrientes a las células, absorben oxígeno, reducen la inflamación y producen energía. La disminución de éstas en nuestro cuerpo puede provocar envejecimiento prematuro y aumento en las enfermedades crónicas del aparato digestivo. Es por esto que el Raw Food nos aleja de las comidas procesadas e industrializadas y nos acerca a lo fresco, a consumir los alimentos tal y como nos los brinda la naturaleza. Esto no excluye todos los alimentos cocidos, ya que se pueden hacer preparaciones que no superen los 45 grados de temperatura, logrando que se conserven las vitaminas y nutrientes necesarios para nuestro organismo.

Si bien es difícil adaptar nuestra alimentación al 100% Raw Food, procuremos por lo menos en cada comida incluir alimentos frescos como frutas, verduras, hortalizas, germinados y fermentados. Nuestro cuerpo lo agradecerá retrasando los efectos del envejecimiento, mejorando nuestra digestión, flora bacteriana, aspecto de nuestra piel y absorbiendo al máximo los nutrientes que consumimos.

Los alimentos que aumentan nuestras enzimas y deben estar siempre presentes en nuestra alimentación son: La papaya, la piña, el kiwi, el aguacate, los plátanos, la miel, el jengibre, el mango, los fermentados como el kéfir o chucrut y los germinados. Démosle vida a nuestros alimentos y salud a nuestro cuerpo manteniendo la naturaleza de lo que consumimos.