El Gobierno de Salvador decidió mezclar a los miembros de las diferentes pandillas, en celdas de las cárceles del país, en las que se encontraban separados por grupos, ante el alza de homicidios desde el fin de semana pasado.