Las terminales Simón Bolívar y Aguablanca, los patios y talleres Valle del Lili y Aguablanca y la Troncal Oriental que hacen parte de las obras del Masivo Integrado de Occidente (MIO), gradualmente retoman sus procesos constructivos, cumpliendo con las medidas adoptadas por el Gobierno Nacional, respecto al inicio de obras públicas de transporte y a los protocolos de bioseguridad que se requieren para ejecutar las mismas. El reinicio de actividades se hace de acuerdo con estrictos controles de bioseguridad no sólo al interior de las obras sino entre los trabajadores.

Para la reactivación de los distintos proyectos, se lleva a cabo un proceso de capacitación con contratistas, interventores y supervisores para entender y cumplir los protocolos que permitan el desarrollo de las actividades, garantizando la seguridad integral de los trabajadores.

Para el presidente encargado de Metro Cali, Juan Carlos Echeverri Díaz, Cali sigue en movimiento bajo nuevos estándares de seguridad a los que cada actor debe enfrentarse para que las obras continúen sus procesos de construcción, y de esta manera, se logre una reactivación económica de la ciudad. “En este momento debemos adoptar medidas de protección para prevenir, reducir la exposición y mitigar el riesgo de exposición y contagio por infección respiratoria aguda por covid-19 en nuestras obras”.

Cada contratista de obra formuló un plan de acción específico para la implementación de las medidas de bioseguridad a desarrollar en cada proyecto, siendo la interventoría la encargada de hacer cumplir tales medidas.

Entre las acciones que se contemplan están, entre otras: la disposición de suministro de gel antibacterial en áreas de descanso, administrativas y de alto tránsito al interior de la obra.

Así mismo, la disposición en áreas comunas y zonas de trabajo sitios para el lavado de manos con agua y jabón, contar con los equipos de emergencias y botiquines, también con tapabocas, guantes látex y demás elementos que sean necesario suministrar a los trabajadores. También incrementar la limpieza y desinfección de superficies, elementos y equipos en las áreas administrativas y maquinaria de trabajo, y mantener el distanciamiento de 2 metros, entre el personal.

El plan de acción también estima un seguimiento a las condiciones de salud del personal que ejecutan las obras. “Antes del ingreso de cada persona a realizar su actividad se le toma la temperatura corporal, se verifica que no presente tos, dificultad para respirar o malestar general y/o debilidad, así como dolor de garganta, esto con el fin de minimizar el contagio del virus. De la misma manera, se le indica al trabajador las medidas que debe adoptar en el momento de llegar a su hogar”, señaló el funcionario de la entidad gestora del MIO.

Con los protocolos se busca que los trabajadores tengan seguridad y que se hagan controles exhaustivos en prevención y protección de la Covid-19, en la entrega de productos y suministros, en el lugar donde se ejecuta la obra y en oficinas y campamentos. Fuente: www.cali.gov.co