Por: Hugo Sebastián Solano Velasco

Se jugó el clásico 291 entre Deportivo Cali y América de Cali, en la cancha del Olímpico Pascual Guerrero.

Los rojos llegaron al clásico después de haber sufrido una derrota, ante el onceno de Independiente Santa Fe en la fecha seis del rentado nacional. Por su parte el cuadro del Deportivo Cali,  motivado al haber asegurado su participación en la fase dos, de la Copa Suramericana.

Para este clásico el conjunto “Azucarero” contó con su nómina titular, entretanto el rojo de Cali, presentó varias bajas y una nómina mixta para este compromiso por la fecha siete de la liga BetPlay – Dimayor.

En el inicio del juego, se vio a un América que salió con ímpetu a poner condiciones. Sin embargo, con el paso de los minutos el Deportivo Cali se tomó confianza y se acomodó de mejor manera en el campo de juego y se hace con el dominio del balón. Fue una primera mitad bastante disputada y con poca claridad. Ya, sobre el minuto 35´, el Cali se queda con un jugador menos después, que, el mediocampista Jhon Vásquez recibiera la tarjeta roja tras golpear con su codo al defensa Juan Pablo Segovia. Pese a la expulsión, América no pudo concretar ninguna opción de gol y  sin saber aprovechar, el tener un hombre más en el campo, terminando de esa forma un primer tiempo muy disputado, pero con un Deportivo Cali, dominando  al América.

Para la etapa final, Duván Vergara ingresa al campo por Jhon Arias, que poco aportó en la primera mitad, y así aprovechar la superioridad numérica y darle un mayor equilibrio ofensivo al local. Sin embargo, los dirigidos por Guimarães no pudieron descifrar el sistema táctico verde y blanco, para llegar con peligro al arco defendido por David González. Por su parte, el visitante pese a tener un jugador menos se toma confianza y contrarresta las falencias de marca y posicionamiento del Rojo, donde en una salida rápida y de orden ofensivo sobre el minuto 63´ consigue romper el celofán,  tras un gran cabezazo del volante por derecha Andrés Colorado que le gana la posición a un Felipe Jaramillo, que todavía no se ha podido acomodar al estilo de juego del campeón de Colombia.  Tras la consecución del gol, el Cali se aferró al resultado con una doble línea rígida de cuatro, y así evitar llegadas del América,  mientras que el técnico Guimarães efectúa su última variante y envía a la cancha, al Chileno Ureña por Jaramillo, para de esa manera buscar un poco más de control en el medio campo, estuvo perdido en la mayoría del compromiso.

Los minutos pasaban y el conjunto escarlata, no lograba concretar el empate, ni siquiera tener una buena distribución de juego, hasta que sobre los últimos 10 minutos de finalizar el compromiso, América haciendo valer su localía, se acordó que tenía con que lastimar al Deportivo Cali, y primando el apoyo de sus hinchas, que sobre el final cantaban a todo pulmón “movete rojo movete”, llega sobre el minuto 88´ el tan anhelado gol del empate, tras una gran jugada de Rangel que ataca el balón, y de pecho se le entrega a Carlos Sierra para que este rematara fuertemente a ras de piso al palo derecho y así vencer a González. Tras el empate, el rojo continuó atacando insistentemente y aprovechando el tiempo de reposición, de nuevo Sierra tuvo la opción para concretar y llevarse los tres puntos, sin embargo, tuvo al frente a un David, el cual pasa por un gran momento y es pieza fundamental en los dirigidos por el profesor Arias, y evita la caída de su pórtico.

De esta forma finalizó el clásico 291, con un empate 1-1 entre rojos y verdes de la Sultana del Valle” en la cancha del barrio San Fernando. Ahora, Deportivo Cali preparará su próximo encuentro en el que recibirá al Deportivo Pereira el próximo viernes seis de febrero. Por su parte, América tendrá que corregir muchos errores de cara a su enfrentamiento internacional, este martes como local sobre las 7:30 pm, en su primer partido por Copa Libertadores ante Grêmio de Brasil, donde vuelve a jugar después de 11 años de ausencia en esta cita continental.