Aunque algunas ciudades podrían tener toques de queda de hasta 24 horas, el alcalde de Santiago de Cali, Jorge Iván Ospina, descartó que ello se presente en esta capital.

“Si bien vamos a tener unas restricciones mayores el 24 y 31, que podrían extender la medida de toque de queda desde las 9:00 de la noche, nuestro propósito es consolidar una agenda formativa, pedagógica y de información a la ciudadanía, para que no existan conglomerados, fiestas familiares y de barrio de alta presencialidad y para que la gente comprenda que estamos al límite en la ocupación de camas UCI y por ende en gran riesgo de contagio”, argumentó.

Sin embargo, se refirió a otra serie de inconvenientes que preocupan con referencia a la pandemia en este final de 2020. Habló de la nueva cepa del virus de covid-19, que ha sido identificada en Inglaterra y que hace mucho más vertiginoso el contagio y, con ello, mayor cantidad de personas enfermas y fallecidas. “Hemos orientado a la Secretaría de Salud Pública a que haga una evaluación para definir quiénes han llegado de ese país europeo en los últimos días, a fin de establecer una identificación temprana de este tipo de casos para evitar que esa cepa llegue precipitadamente a nuestro territorio”, precisó el burgomaestre.

“Estamos en la responsabilidad de prepararnos para el proceso de vacunación, que se debe desarrollar entre febrero y marzo de 2021. Por tal razón, en estos últimos días del año la Secretaría de Salud iniciará un simulacro, que será un alistamiento para el proceso de inmunización de la vacuna contra el covid-19”, señaló el Alcalde.

En cuanto al simulacro, explicó que tendrá componentes como la caracterización de la población, pues se necesita saber cuál es el personal médico y de apoyo, las enfermeras y bacteriólogas que están en primera línea de atención y quienes serían los primeros vacunados. “También es importante conocer de las EPS toda la población diabética, hipertensa, con enfermedad pulmonar obstructiva crónica, obesa y fumadora, para también aplicarle el biológico, lo mismo que a los adultos mayores”, precisó.

Otro aspecto que mencionó el médico Ospina es lo concerniente a la cadena de frío, toda vez que las vacunas contra el coronavirus requieren una refrigeración estricta, porque se inactivan y luego no sirven. “La ciudad necesita tener preparado al talento humano para saber muy bien la técnica de vacunación y todo el proceso alrededor de esta situación”, agregó el burgomaestre.

“Estamos procurando el desescalamiento de las distintas unidades de cuidados intensivos para liberar camas y poder atender a más pacientes en la etapa crítica de la enfermedad. En el tema de covid-19 estamos en movimiento máximo, teniendo a todo el talento humano trabajando fuertemente y por eso requerimos que estas medidas de orden técnico sean acompañadas de una sensibilización ciudadana de gran altura, afianzando el aislamiento y distanciamiento físico, que se emplee en todo momento tapabocas, se haga lavado constante de manos y si se es positivo por covid-19 o se sospecha, asumir con responsabilidad para no contagiar a otros”, detalló el Alcalde.

“Cuando llegue el momento, aquellas personas que son consideradas como población no asegurada, es decir, que no cuentan con EPS ni Sisben, serán vacunadas por parte de la Secretaría de Salud Pública. Sin embargo, la gran mayoría de los caleños hacen parte de los regímenes subsidiado y contributivo. Sin duda habrá una amplia participación de las Empresas Promotoras de Salud en estos planes de inmunización que se avecinan”, concluyó el alcalde Jorge Iván Ospina.

Fuente: @AlcaldiadeCali