Desde el 18 de enero de 2021, la Administración Municipal dio luz verde para que jardines infantiles y preescolares de colegios privados iniciaran su retorno gradual, progresivo y seguro en esquema de alternancia, teniendo en cuenta exhaustivas medidas sanitarias formuladas para ambientes escolares.

“El jardín infantil es vital para el desarrollo cognitivo, social y relacionarse con más personas me parece que es fundamental. Es valioso tener la oportunidad de compartir y aprender en un espacio bioseguro” expresó Sebastián Penagos, padre de un estudiante de tres años.

El lavado de manos, distanciamiento social, uso permanente de tapabocas y la señalización mediante afiches y pictogramas sobre buenas prácticas para evitar el contagio hacen parte de las medidas sanitarias en estos recintos escolares.

“Como nueva medida, los padres de familia diligencian previamente un formato donde se registran qué personas viven con el niño o la niña y sus enfermedades de base. Adicionalmente, cada día que viene el estudiante, los padres llenan un formato a la entrada para conocer si hay signos o síntomas de algún miembro de su hogar, además de la correspondiente toma de temperatura, desinfección de manos y maletines” explicó Olga Lucía Cardozo, directora del Materno Infantil Carita Feliz, ubicado en el barrio La Flora.

“Tomé la decisión de que mi hija iniciara alternancia porque ante todo creo necesario que ella pueda compartir con más niños. A nivel laboral, me ha generado una tranquilidad bastante grande, me puedo ir tranquila a trabajar con la satisfacción de saber que está aprendiendo, jugando, cantando y eso es vital. Los niños y las niñas son supremamente inteligentes con las medidas; mi hija todos los días me dice ‘mami, el tapabocas para salir; mami, lavémonos las manos’. Me siento tranquila y contenta con el proceso que se está llevando a cabo” señaló Catalina Zuluaga Madrid, madre de familia.

Un aforo de máximo el 20 % por capacidad instalada, para estudiantes mayores de dos años, de párvulos, prejardín, jardín y transición, sumado a una unidad de batería sanitaria (lavamanos y sanitario) por cada 20 alumnos, hacen parte de los lineamientos que la Secretaría de Educación Distrital, mediante el Comité de Alternancia de Santiago de Cali, estableció en aras a proteger la salud y vida de los menores.

Fuente: @AlcaldiadeCali